Empezar a ahorrar a los 20 años
Teléfono móvil

Empezar a ahorrar a los 20 años

El primer trabajo a los 20 años (o mejor, los primeros trabajos), son los más difíciles. Tal vez la dedicación no será completa porque se necesita el dinero para pagarse los gastos mientras estudiamos. Tal vez se trate de trabajos esporádicos de verano y/o fines de semana no muy bien pagados o tal vez sea un trabajo muy poco cualificado.

Los jóvenes de hoy en día tienen la mala suerte de ser una generación que atraviesa grandes dificultades. Son las personas más concienciadas con la necesidad de ahorrar desde el momento en que necesitan la independencia de sus padres, pero no se la pueden permitir por lo difícil que está obtener ingresos con un trabajo digno. Y todo ello a pesar de tener una formación excepcional, muy por encima de la calidad y sueldo de los trabajos a los que acceden para sobrevivir.

Edad abandono hogar jóvenes españoles
Edad media de abandono del hogar de los jóvenes españoles (Eurostat)

El alto coste de la espera

Los jóvenes actuales en los 20, tienen una super-ventaja sobre las anteriores generaciones (30, 40, 50 años). Tienen “tiempo”.

Tiempo para hacer de todo, y el tiempo ideal para empezar a ahorrar a largo plazo, aunque sea muy poco, siguiendo los tres principios de la inversión (diversificación, promediación y largo plazo).

Un joven que solo invierta 50 euros al mes en un producto de ahorro a largo plazo, podrá recoger a la vuelta de 10, 20, o 40 años, cuando se jubile, una auténtica fortuna si es constante, gracias al poder del interés compuesto y a la Regla del 72.

RELACIONADO  El principio del alto coste de la espera

Es lo que se conoce como el alto coste de la espera.

Estos dos principios hacen que si se es agresivo y se invierte en renta variable (acciones), pero en una cartera muy diversificada (industrias, países y empresas) a largo plazo, se puedan obtener rentabilidades, en función del riesgo asumido, entre el 5 y el 15% de manera sostenida.

Con estos rendimientos, aplicando la Regla del 72 (dice que si divides 72 por la rentabilidad promedio de tu inversión, obtienes el tiempo necesario para duplicar tu inversión) podrás ver lo que da de si una pequeña cantidad de dinero a buen rendimiento, gracias a la enorme ventana temporal de que dispones cuando tienes 20 años.

Por ejemplo: si a los 20 años metes de golpe 1.200 euros (100 euros mensuales, durante un año) en un producto de inversión a largo plazo, este es el progreso de tu inversión, por ejemplo, al 9% de rentabilidad anual (según la Regla del 72, 72/9 = 8. Cada 8 años duplicarás tu inversión):

  • Cuando cumplas 20 años inviertes 1.200 euros al 9% de rentabilidad promedio;
  • A los 8 años, cuando cumplas 28 años tendrás, 2.400 euros;
  • 8 años después, a los 36, tendrás, 4.800 euros;
  • 8 años después, a los 44, tendrás, 9.600 euros;
  • A los 52 años, tendrás, 19.200 euros
  • A los 60 años, 38.400 euros
  • Y a los 68, recién jubilado, recogerás 76.800 euros.

¿Que habrá inflación y el dinero valdrá menos dentro de 48 años cuando te jubiles? Cierto, pero si has gastado ese dinero y has vivido al día o  si haces como la mayoría de españoles conservadores, lo inviertes en depósitos a plazo fijo, ni siquiera batirás a la inflación, te empobrecerás.

RELACIONADO  Qué es un seguro de vida

¿Te das cuenta de lo que significa tan sólo invertir una sola vez 1.200 euros en renta variable para conseguir en 40 años, a tan solo un 8% promedio de tu inversión? 1.200 euros de hoy, una sola vez, a los 20 años, significan recoger 76.800 euros a los 68 años.

Esto es gracias al interés compuesto (los intereses se suman al capital continuamente como si de una bola de nieve de ahorro se tratase).

¿Puedes ahorrar 100 euros al mes?

Si estás en esta situación, tienes 20 años, ya dispones de una cuenta corriente con tu tarjeta de débito (ni se te ocurra tener ni utilizar una tarjeta de crédito) con la que atender tus gastos y te puedes permitir disponer de 100 euros al mes que no vayas a tocar, te aconsejo ahorrarlos de la siguiente manera:

  • Ábrete un producto de ahorro a medio/largo plazo como un fondo de inversión o un Producto Individualizado de Ahorro Sistemático (PIAS), e invierte 50 euros todos los meses con un criterio agresivo (renta variable) pero diversificando y promediando tu inversión (mejor 50 euros cada mes, que 600 de golpe).

Este dinero lo recogerás en unos 10 a 20 años cuando lo vayas a necesitar para un proyecto importante como dar la entrada de un coche o de un piso o para pagarte un Máster MBA de los carillos. Antes ni lo toques por favor.

  • Ábrete un PIAS para tu jubilación, donde meterás cada mes otros 50 euros, a largo plazo, y con un criterio de inversión también agresivo, diversificando y promediando.

A diferencia del anterior importe, este no deberás tocarlo nunca, no lo hagas. Déjalo que trabaje para ti hasta cuando te retires a los 67 años. Incrementa el importe mensual o haz una aportación única cuando ahorres un poco y la bolsa esté baja para que puedas incrementar la bola de nieve.

RELACIONADO  Qué es un CIALP

Deja un comentario

Cerrar Menú