Qué es la austeridad financiera
Monedas de 2 euros

Qué es la austeridad financiera

La austeridad financiera es aquella situación familiar en la que una persona o una familia optan por llevar una vida privada de grandes lujos, en la que predomina la idea de ahorro sobre la de consumo desaforado o consumismo.

Sinónimos de austeridad

El diccionario de sinónimos tiene de todo para las personas austeras. Por un lado, hay sinónimos positivos del austero como ahorrador, ahorrativo, económico, hormiguita, frugal, o sobrio y por otro lado el lado peyorativo del austero con sinónimos como avaro, miserable, guardoso, usurero, tacaño, espartano o mezquino.

Algunas frases célebres sobre la austeridad son estas:

La austeridad es una de las grandes virtudes de un pueblo inteligente (Solón).

La austeridad es muy triste cuando nos la imponen, pero no cuesta ningún trabajo cuando se tiene (José Luis Sampedro).

Elige la acepción que mejor encaje con tu personalidad pero está claro que el consumismo desaforado personal, familiar y global no es la mejor escuela si queremos que el mundo en el que vivimos quede en las manos de nuestros hijos de mejor forma que como lo recibimos.

Además, vivir continuamente consumiendo por encima de tus posibilidades pondrá en riesgo tu supervivencia económica, ya que tendrás que recurrir a endeudamiento para seguir consumiendo.

Finalidad de la austeridad

La finalidad de la austeridad financiera es la de ser disciplinados en el gasto actual para conseguir ahorrar dinero para:

  • una inversión futura conocida de antemano:

dentro de 3 años los niños irán al extranjero a estudiar idiomas, o en dos años tengo que cambiar de coche porque el actual no aguantará más kilómetros;

  • inversión futura previsible:

dentro de diez años me jubilaré y deberé contar con unos recursos extra que me pueda administrar cuando los ingresos familiares cada mes pasen a ser de la tercera parte de  los actuales;

  • un imprevisto futuro desconocido:

debemos ahorrar por si nos sobreviene una desgracia (una enfermedad, un despido de uno de los dos, etc.) y necesitamos “tirar” de nuestro fondo de reserva.

La austeridad en cada etapa de la vida

La austeridad es una cualidad que se puede mantener durante toda la vida (porque se ha nacido así, o se ha “mamado” en la familia con sus padres ser ahorrador) o que, si no se tiene, se puede entrenar (es tan fácil como aprender a decir “No” de vez en cuando). Pero también puede ser necesaria la austeridad en circunstancias personales temporales.

RELACIONADO  Qué es un CIALP

Es decir, que ser austero no es algo reservado a los “hormiguitas” sino que en un momento concreto de tu vida puede ser lo prudente. Veámoslo con dos ejemplos:

Por ejemplo, si vamos a tener nuestro primer hijo, sabemos que tendremos que afrontar una serie de inversiones en comprarnos ropa en tiendas premamá (Prenatal, H&M, Zara, etc.), en amueblar su habitación, en ir a tiendas de bebé a comprar su carrito minicuna, su cuna, su cuna de viaje, su cambiador, su bañerita y varios juegos de ropa (pijamas, de abrigo, del día a día, de hacer visitas, etc.). ¿Es el mejor momento entonces para hacer un gasto extraordinario o conviene esperar a ver por cuánto sale la llegada del pequeño?

Otro ejemplo: si las cosas no van bien en el trabajo y estamos viendo las “barbas de nuestro vecino pelar”, ya sabes, “pongamos las nuestras a remojar” y seamos cautos, vaya a que nos vayan a echar y entonces nos acordemos de qué oportuno hubiera sido no haber hecho ese tan deseado viaje a Nueva York en ese momento tan crítico para nuestras finanzas personales como la posibilidad de un despido.

Cómo ser austero en el día a día

Ser austero no implica dejar de consumir, ni pasar hambre, ni vivir una vida triste (ni vivir en una “tinaja” el resto de nuestros días). Ser austero significa que las cosas a nuestro alrededor las veremos como objetos que sirven a un fin, y que mientras sigan haciéndolo, tal vez, no necesitarán ser sustituidas por más cosas.

Ese es el problema del consumismo, que hace de las cosas pequeños “ídolos” a los que adoramos continuamente en el mercado, cada vez fácil de acceder, de la compra online. El austero es un consumidor disciplinado que no se deja influir demasiado por las “emociones” y obra desde la razón en cada decisión de consumo. Y así trata de educar a sus hijos.

RELACIONADO  Qué es un presupuesto

Por tanto, lo mejor para llevar una vida austera es recurrir al estudio ordenado de nuestras finanzas personales, a través del presupuesto, y analizar en la parte de los gastos cómo se puede gastar menos (si se puede) y cuánto se puede llevar al fondo de reserva, para combatir imprevistos futuros.

Idealmente, la austeridad comenzará por las partes del presupuesto familiar menos críticas como el ocio: viajes, restauración, alterne, etc. o la moda. ¿Realmente necesito comprarme más ropa cuando la que tengo no me da tiempo a ponérmela y ya ha pasado de “moda”? Y la austeridad continuará aprendiendo a “estirar” un poco más las inversiones caras de sustituir como el coche, o apretarnos un poco más en casa sin cambiar aún a un piso más espacioso, y más caro.

El consumismo

Mucha de la culpa de nuestras vidas poco austeras, lo tiene la facilidad con la que se accede a la financiación en nuestros días (muchas veces para comprar cosas superfluas o incluso para especular, como se hizo justo antes de la crisis financiera mundial de 2007 cuando explotó la “burbuja inmobiliaria” y pilló a muchas familias con una casa en propiedad y otra recién pagada a precio de oro, con el ánimo de alquilarla para pagar la hipoteca). Y también nuestra incapacidad para decir “No”.

La sobriedad de Pepe Mujica

Mira este vídeo que te dejo aquí sobre la visión del, entre otras cosas, ex-presidente de Uruguay, José, Pepe, Mujica. es una reliquia y lo recomiendo a todos.

Deja un comentario

Cerrar Menú