Tener hijos en pareja o por una misma es una de las grandes decisiones que más marcan la vida de todas las personas. Tomar la decisión de tener un hijo obliga a hacer un ejercicio de responsabilidad a largo plazo: desde el punto de vista financiero, un hijo es una responsabilidad futura a largo plazo, una obligación. Un hijo, desde que se gesta, está demandando una serie de recursos económicos que conviene presupuestar por adelantado.

Veamos los básicos que hay que conocer antes de decidirse por la paternidad/maternidad, una vez que la pareja se embarca en la aventura y cuando el recién-nacido se incorpora a la familia para quedarse muuuuchos años.

Tener o no tener un hijo

Cuánto cuesta tener un bebé

Embarazo y finanzas personales

Pagar los estudios

La infancia y el presupuesto familiar

Parto y llegada del hijo a casa

Cuánto puedo ahorrar con mi bebé

Conceptos clave

Las lecciones a aprender cuando hablamos de hijos son:

  • Tener un hijo es un acto libre y personal que requiere de una gran madurez y de planificación financiera a largo plazo.
  • Un hijo nos obligará a ser más rigurosos en la gestión del presupuesto familiar, y a trabajar más tiempo y con mayor intensidad.
  • En el embarazo y parto se debe hacer frente a grandes desembolsos preparatorios de la llegada de una nueva persona a la familia.
  • La educación financiera de tu hijo es el mejor regalo que le puedes hacer.
Cerrar Menú