La planificación financiera familiar

En el ámbito de la economía doméstica, la planificación financiera familiar es muy importante al ser el primer paso para alcanzar nuestros objetivos vitales. Uno de estos objetivos probablemente será alcanzar la independencia financiera cuanto antes en la vida para no tener preocupaciones.

Definición de planificación financiera

La planificación financiera es la estimación de la evolución futura de nuestros ingresos, capacidad de ahorro y gastos, al objeto de tener una fotografía de cómo estaremos en un futuro determinado financieramente hablando.

Este concepto nació en Estados Unidos en los primeros años 1970s, como respuesta a la necesidad de tener en cuenta todos los aspectos que pueden influir en las finanzas de un sujeto, fuera éste persona o empresa.

Para poder planificar bien en el futuro, las personas necesitamos ser conscientes y capaces de trazar con precisión cómo podrán evolucionar nuestros ingresos en los próximos años (del trabajo, de otras inversiones, ingresos por otras actividades profesionales, etc.), y cómo lo harán los gastos, atendiendo a los eventos de vida (estudiar, casarse, tener hijos, jubilarse, etc.).

Dependiendo de su situación de partida, de su edad y situación en los eventos de vida habituales de las personas y de sus objetivos vitales futuros, cada cual debe realizar una planificación financiera distinta.

El concepto de planificación financiera familiar es muy similar al aplicado en el mundo de la empresa, donde se entiende como el proceso de elaboración de un plan financiero integral, organizado, detallado y personalizado, que garantice alcanzar los objetivos financieros determinados previamente, así como los plazos, costes y recursos necesarios para que sea posible.

RELACIONADO  El fondo de emergencia

Una de las cuatro pes

La planificación financiera familiar, junto con la previsión, la priorización y la potenciación de tu patrimonio, forman parte de las cuatros “pes” de la educación financiera.

Requisitos para la planificación financiera

Para poder planificar bien la evolución futura de nuestras finanzas personales, los expertos recomiendan seguir estas cuatro fases:

  • Fijar y priorizar tus objetivos personales perseguidos.

Durante una vida, la mayoría de las personas, incluido nuestro Juan Español, solemos atravesar una serie de etapas de vida comunes (nos formamos, nos casamos, tenemos hijos, etc.) y comportarnos de una forma esperada, con lo cual, el truco es el de conocer cuales serán tus objetivos los próximos años eligiendo entre las distintas posibilidades: educación pública o privada, tener o no tener hijos, comprar casa o alquilar, etc.

  • Definir los plazos para alcanzar dichos objetivos (corto, medio y largo plazo).

En el ejemplo anterior, un objetivo a medio plazo podría ser ahorrar para la dar la entrada de un piso (40.000 euros, a razón de 10.000 euros anuales), otro a corto, pagar las vacaciones del próximo verano (1.500 euros) y otro a largo disponer de 100.000 euros en un plan de pensiones (invirtiendo 3000 euros anuales).

Como ver, en la vida hay objetivos a varios plazos y el éxito de nuestra planificación financiera dependerá de saber organizar nuestros ahorros de hoy para atender estos objetivos, sabiendo qué cantidades asignar a cada uno, en función de su prioridad.

  • La tercera fase del proceso de planificación financiera es la elaboración del presupuesto familiar con sus tres grandes apartados: ingresos, ahorros y gastos.

De esto ya hablamos: si no tienes ingresos suficientes, tienes que gastar menos para mantener tu nivel de ahorro previsto y necesario (tu ahorro planificado) o bien buscar mayores ingresos con otros trabajos, tareas o inversiones.

  • La medición continua, control de las desviaciones y corrección del presupuesto para conseguir los objetivos planteados.
RELACIONADO  Qué es un presupuesto

Está claro que si no tenemos ingresos suficientes en 2017 como para, después de pagar nuestros gastos recurrentes y atender imprevistos, irnos de vacaciones este verano (1.500 euros), ahorrar 10.000 euros para la entrada de nuestro piso en 4 años y meter 3.000 euros en un plan de pensiones, no alcanzaremos nuestros objetivos y habrá que revisar cuales de ellos no son alcanzables tal y como están planteados.

La tentación en estos casos será desviarnos conscientemente de los objetivos a mas largo plazo (si no me jubilo hasta dentro de 25 años, el ahorro puede esperar. Me gasto los 3000 euros para el piso), pero es curiosamente lo menos recomendable, Juan Español.

Los asesores financieros

Hacer una correcta planificación financiera familiar puede ser árido y gustarte o no gustarte. Para ayudarte en la tarea, hay asesores profesionales especializados en finanzas personales e inversiones (asesoría financiera patrimonial) que te pueden ayudar a fijar tus objetivos en función de tu edad y situación personal (soltero, casado, con hijos, etc.) y tomar las correctas decisiones de ahorro e inversión.

Si vas a recurrir a uno ten en cuenta que no te deben cobrar nada por el asesoramiento ya que ellos cobrarán de su empresa en función del “ahorro” tuyo que capten (por ejemplo si te recomiendan abrir un producto de ahorro y estás de acuerdo).

Ten en cuenta también que un asesor profesional comenzará por construir contigo las cuatro fases de la planificación (objetivos, plazos, presupuesto y revisión del plan), pertenecerá a la EFPA (European Financial Planning Association).

Por último, no seas negligente con tus finanzas personales, y decide tú. Evita que decidan otros (tu asesor incluido) por ti, con conocimiento de causa.

Deja un comentario

Cerrar Menú