Si tienes 50 años, perteneces a la Generación X, a caballo entre la de tus padres, los baby-boomers y los millenials. Y si tienes hijos, pertenecen a la Generación Z.

A los 50 años más te vale tener ya un patrimonio, un Plan B vital, ya que empiezas a quedar relegado en la empresa a puestos de menor relevancia (tu jefe probablemente sea una década más joven que tú). Sin embargo, tus hijos estarán en plena adolescencia y demandarán mucho gasto en educación.

Es el momento de desviar más ahorros a la educación de tus hijos ya casi universitarios y de ahorrar para tu jubilación.

La Generación X

Aportar a planes de pensiones

Los PIAS de las aseguradoras

Cerrar Menú