Desplazarse en coche: comprar, alquilar, compartir
BMW Serie2 Active Tourer

Desplazarse en coche: comprar, alquilar, compartir

Desplazarse en coche cada día puede que sea el recurso más habitual para muchas personas que trabajan lejos de casa. A diferencia de los vehículos de dos ruedas (bicis y motos), el coche es un medio de transporte “de lujo” en ciudad. Lo saben bien quienes dependen de él y cada día pueden sufrir atascos, averías, multas y accidentes de circulación, problemas de aparcamiento, etc. El coche, además de plantear problemas económicos a su propietario y ser un medio de transporte caro genera muchos problemas medioambientales.

Según el IDAE , el vehículo privado supone casi el 50% del consumo energético en el sector transporte rodado.

Tipos de coches a tu disposición

Por su medio de propulsión hay coches con motor de combustión (diésel, gasolina, gas butano, etc.) y coches eléctricos. Por su tamaño y peso, tienes pequeños utilitarios de dos y cuatro plazas, turismos de cinco plazas y siete plazas, deportivos, todo-terrenos etc. Por su titularidad, coches en propiedad, de alquiler temporal, de pago por uso y compartidos. Y por su conductor, coches propios y coches con conductor incorporado (taxis y vtc).

Tengas el coche que tengas, estas son las ventajas de desplazarse en coche al trabajo, que las tiene:

  • Privacidad y comodidad frente a cualquier medio de transporte público colectivo como el tren, metro o el bus, al viajar con quien tú quieres (no con quien te toca), y como quieres (temperatura, ventanillas, música, etc.);
  • Te lleva de puerta a puerta sin tener que hacer transbordos, ni andar un trecho desde una parada a tu destino, y en un tiempo más o menos razonable.

Pero probablemente sean muchos más los inconvenientes, como:

  • Fuerte depreciación una vez matriculados nuevos y anualmente;
  • Atascos y acceso a carriles especiales solo si viajan 2 o más personas;
  • Accidentes y multas en cualquier momento de despiste o desgracia;
  • Consumo de energía (gasolina, gasóleo, electricidad);
  • Polución (vehículos propulsados por combustibles fósiles);
  • Seguro obligatorio e impuestos anuales (matriculación de vehículos de tracción mecánica);
  • Aparcamiento cada vez más difícil en los centros de las ciudades (salvo coches eléctricos, que aparcan gratis).

Comprar coche nuevo o de segunda mano

Si te vas a comprar un coche para su uso en ciudad, mi consejo es comprar un coche de ocasión, con algún añito de más. Lo que llamamos un “coche de batalla”, que te permita ir y volver sin miedo a rozones y del tamaño y consumo adecuados para tus necesidades, que puedas aparcar con menor coste (por tamaño, consumo y tipo), etc.

Citroën Grand C4 Picasso
Citroën Grand C4 Picasso

Si aún así optas por comprar un coche nuevo vas a pagar un precio alto por un coche de uso diario, así que ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Elige un coche de bajo consumo (preferentemente híbrido o eléctrico), ya que, aunque puedan costar un poco más, consumen y polucionan menos;
  • Infórmate de qué distintivo medioambiental de la DGT tiene el coche nuevo y de qué precio de aparcamiento pagarás en las zonas de estacionamiento regulado de tu ayuntamiento (ORA, SER, etc.) ya que puede compensar un modelo sobre otro;
  • Compra coche en las temporadas valle del año (otoño e invierno), a finales de mes o finales de año. Los concesionarios de coches se quieren quitar de encima algunas unidades para cumplir objetivos de venta frente a su marca;
  • Atento a los cambios de versión. Las “últimas unidades” en stock del antiguo modelo de coche suelen salir de los concesionarios a buenos precios;
  • Pide una prueba del coche para conocer sus prestaciones y sentir el conjunto: manejabilidad, peso, frenada, motor, potencia, ruido que emite, etc.;
  • Mira el precio recomendado de venta en la web del fabricante y a partir de ahí, busca precios en varios concesionarios, haciendo una “subasta” inversa de precios (a ver quién te mejora el precio más bajo conseguido).
RELACIONADO  Desplazarse en metro

Si optas por comprar un coche de ocasión, ten en cuenta estas otras recomendaciones:

  • Consulta los precios del coche en las webs de venta de coches de segunda mano (Coches.net, Vibbo, Milanuncios, Wallapop, etc.);
  • Mejor la compra directa a un particular (pero con garantías) que a un concesionario, que te cobrará más (su margen de intermediación);
  • Pídele al vendedor toda la documentación del coche y las revisiones que haya tenido (confía en alguien que tenga facturas reales de mantenimientos en talleres sobre aquél que le haga el mantenimiento él mismo) en talleres e ITVs;
  • Consulta en la DGT  (Informe de vehículo) si el coche (con su matrícula), está libre de embargos por deudas o multas impagadas. Además en este informe, que solo cuesta 8,30 euros aparecerán los anteriores propietarios que pueda haber tenido el vehículo;
  • Conoce al propietario por su forma de hablar, de ser, de expresarse. Pregúntale por qué vende el coche, por sus hábitos de conducción y el uso que haya tenido el coche y saca tus propias conclusiones sobre su fiabilidad;
  • Firma un contrato de compraventa de coche usado como este que te ofrece la OCU.
Ford Focus C-Max 12.000 euros
Ford Focus C-Max 12.000 euros

Alquiler de coche por días o por minutos

Si optas por el alquiler, tienes dos opciones, el alquiler clásico en empresas como Avis, Hertz, Europcar o Goldcar (tal vez más usados para hacer largos recorridos) y las empresas que te alquilan un coche (eléctrico) como Car2go (0,21 euros/minuto), con dos plazas, o Emov (0,24 euros/minuto) con 4 plazas.

En general, cualquier contrato de vehículo del alquiler “clásico” tiene siempre el inconveniente de que los precios “esperados” no son los verdaderos que finalmente pagas porque estas empresas te cobran sobrecargos de todo tipo, y especialmente porque el precio que te dan es con un seguro a terceros pero si quieres dormir tranquilo contratarás un seguro a todo riesgo. Si no contratas un todo riesgo, date por fastidiado ante cualquier incidente (raya, abolladura, pinchazo, etc.).

Por su parte, los coches por minutos son más amigables al incluir la carga eléctrica y un seguro a todo riesgo en el precio, pero ojo, porque hay una franquicia de 500 euros en caso de siniestro, que pagarás tú. Además tienen múltiples penalizaciones que debes conocer si no quieres sorpresas.

Para evitar esto y dejar una prueba del estado del coche, algunos usuarios se bajan aplicaciones con las que puedes grabar 360 grados el coche una vez finalizado el servicio y guardarlo como prueba en caso de que la compañía te reclame dinero por un “supuesto” percance una vez aparcado.

Car2go Smart
Car2go Smart

En la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) del INE, hemos visto que cada español medio se gasta en desplazamientos (coche, gasolina, transporte público) una media de 3.158 euros al año, es decir, el 11% de todos sus gastos, que fueron en 2015, de 27.420 euros.

De esta cantidad, el desplazamiento en un coche de alquiler es la más interesante frente a la opción de un coche propio.

Veamos el ejemplo de un trabajador de mediana edad que no pertenece a un colectivo con “ventajas” y se desplaza todos los días 8 kilómetros en 23 minutos al trabajo en coche de alquiler eléctrico en una ciudad media española, dedicando 25 minutos desde que llega hasta que “desembarca” y abandona el coche.

RELACIONADO  Desplazarse en bicicleta: ¿comprar o alquilar?

Por un lado tenemos que el trabajador realizará dos trayectos diarios que suman 50 minutos, durante cinco días a la semana y veinte días al mes y que trabaja 11 meses al año.

El número de minutos dedicados a sus trayectos sería de:

  50 minutos diarios x 20 días al mes x 11 meses al año = 11.000 minutos/año

Esos 11.000 minutos al año de trayectos de casa al trabajo y vuelta costarían 2.310 euros en Car2go (0,21 eur/min) y en Emov 2.640 euros (0,24 eur/min).

Taxi vs VTC

Y finalmente, una opción, aunque no para el uso diario como veremos, es el alquiler de un coche con conductor, ya sea de un taxi (autotaxi), ya sea de un vehículo del alquiler con conductor -vtc- conocidos por sus plataformas Uber o Cabify, en España.

Los taxis tienen a su favor que se pueden tomar “al vuelo” y en paradas de taxis. Además sus tarifas están reguladas por los ayuntamientos y se exponen al público dentro del propio coche. Las flotas de vehículos tienen pendiente actualizarse e ir incorporando servicios de valor añadido a sus clientes.

Por su parte, una de las grandes ventajas de los vtc es que el usuario conoce el precio a pagar para un trayecto por adelantado (al menos en Cabify), en función del modelo de coche. Y que desde la App, que ya tiene insertada una tarjeta bancaria para el pago independientemente del tráfico o de las “vueltas” que dé el conductor. Aparte, la “experiencia” del usuario es bastante superior a la del tradicional servicio de autotaxi.

El inconveniente de los vtcs es que tienen prohibido captar clientes en la vía pública, y mucho menos en las paradas de Taxis o de aeropuertos y estaciones de tren.

Qué forma de transporte en coche cuesta menos

En la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) del INE, hemos visto que cada español medio se gasta en desplazamientos (coche, gasolina, transporte público) una media de 3.158 euros al año, es decir, el 11% de todos sus gastos, que fueron en 2015, de 27.420 euros.

Coche nuevo

En el caso de nuestro trabajador con desplazamiento diario de 25 minutos por trayecto (50 minutos/día), si se es propietario de un coche nuevo, tiene que hacer frente al desgaste de todos los elementos del coche (motor, aceites, neumáticos, etc.), al seguro, a la gasolina, a los impuestos, etc. Además tendrá que hacer frente al pago del aparcamiento (lo suponemos en 100 euros/mes). Y vamos a suponer que no tiene ningún siniestro.

Si suponemos un coste por kilómetro recorrido de 0,20 euros, y 12 km por trayecto (24 km diarios), al cabo de 200 días habrá recorrido 4.800 km, que, a un coste de 0,20 euros/km suponen un desembolso de 960 euros.

Ahora bien, a estos 960 euros/año por ir al trabajo habrá que sumarle:

  • el coste de adquisición del coche, que suponemos fue de 24.000 eur, teniendo en cuenta un cambio de coche a los 15 años y una amortización lineal de su valor (24.000 / 15 = 1.715 eur/año), que en 10 meses serán, 1.429 euros.
  • el coste del seguro, que suponemos que son 400 euros al año (334 euros los 10 meses que vas a trabajar con el coche);
  • otros 120 euros de impuesto de matriculación (100 euros en los 10 meses que se usa el coche para ir al trabajo);
  • la gasolina de los 4.800 km: si el coche gasta 7 litros/100 km, consumirá 336 litros, que a 1 euro el litro, por simplificar, equivaldrán a 336 euros.
RELACIONADO  Desplazarse: ¿a pie, bici, coche, transporte público?

Suponemos que en el primer año, el coche no pasará ni por el taller ni el conductor pagará ninguna multa.

En total, el coste imputable a los trayectos de casa al trabajo en los diez meses del año que dedicamos al trabajo por cuenta ajena en un coche nuevo será de 3.259 euros.

 1.429 eur/año de amortización + 960 eur por 4.800 km + 334 eur del seguro + 100 eur impuesto + 100 eur de aparcamiento + 336 eur de gasolina =  3.259 euros.

Coche usado

Supongamos que el coche lo compramos a los 5 años, por ejemplo, por 12.000 euros con un seguro a terceros de 250 euros y la ITV ya pasada por el anterior propietario. El coste por kilómetro habrá bajado a unos 0,15 euros, pero posiblemente el consumo y reparaciones suban a 8 litros/100 km y 400 euros año, tendremos esta otra foto para los mismos kilómetros recorridos:

  • Amortización (12.000 euros en 10 años, es decir, 1.000 euros en 10 meses);
  • Desgaste: 0,15 eur/km * 4.800 km recorridos = 720 euros;
  • Seguro a terceros: 250 euros;
  • Impuesto matriculación: 120 euros/año, 100 en 10 meses;
  • Gasolina: 8 l/km = 384 litros x 1 euro/litro = 384 euros;
  • Taller: 400 euros/año = 334 euros en 10 meses.

En total, el coste imputable a los trayectos de casa al trabajo en los diez meses del año que dedicamos al trabajo por cuenta ajena en un coche usado de 5 años será de 2.504euros.

 1.000 eur/año de amortización + 720 eur por 4.800 km + 250 eur del seguro + 100 eur impuesto + 100 eur de aparcamiento + 334 eur de gasolina =  2.504 euros.

Coches eléctricos de alquiler

En nuestro ejemplo, el trabajador suponemos que se desplaza al trabajo todos los días, 12 kilómetros, durante 23 minutos en coche de alquiler eléctrico en una ciudad media española. Suponemos que dedica un total de 25 minutos desde que monta, conduce, llega a su destino, “desembarca” y abandona el coche. Veamos unos números.

Por un lado tenemos que el trabajador realizará dos trayectos diarios que suman 50 minutos, durante cinco días a la semana y veinte días al mes y que trabaja 11 meses al año.

El número de minutos dedicados a sus trayectos sería de:

  50 minutos diarios x 20 días al mes x 11 meses al año = 11.000 minutos/año

Esos 11.000 minutos al año de trayectos de casa al trabajo y vuelta costarían 2.310 euros en Car2go (0,21 eur/min) y en Emov 2.640 euros (0,24 eur/min).

En definitiva

Utilizar un coche para desplazarse a diario al trabajo, 25 minutos o 12 km por trayecto, dos veces al día, 5 a la semana, 200 días (4.800 km / 11.000 minutos), costará:

  • 2.310 euros en Car2go (0,21 eur/min).
  • 2.504 eur en un coche de ocasión con 5 años, de 12.000 eur.
  • 2.640 euros en Emov (0,24 eur/min).
  • 3.259 eur en un coche nuevo de 24.000 eur.

¿A qué no se te había pasado por la cabeza?

En el siguiente capítulo vamos a ver la que se avecina en el mundo del transporte en la ciudad con el cambio a vehículos eficientes (híbridos y eléctricos), el cambio de mentalidad de los más jóvenes respecto a “poseer” un coche y la llegada a medio plazo de los vehículos autónomos. Un poco futurista, sí, pero ¿quién pensaba hace 20 años que Google y el teléfono móvil fueran a ser nuestros acompañantes a diario?

Deja un comentario

Cerrar Menú