Tipos de seguros de vida
Salto al vacío

Tipos de seguros de vida

Seguro de vida

El seguro de vida es la modalidad de contrato de seguros por la que el tomador paga una prima periódicamente o de una sola vez (prima única) y en caso de fallecer o sobrevivir, la aseguradora se obliga a pagar al beneficiario del seguro (puede ser el propio tomador si sobrevive, o el cónyuge o descendientes si el tomador fallece) la cantidad estipulada en el contrato durante el período cubierto.

Esta cantidad se puede recuperar en forma de capital (todo el dinero de golpe), o en forma de renta vitalicia (un importe mensual preacordado con la aseguradora hasta la muerte del beneficiario.

Tipos de seguros de vida

Seguros de vida por la intención con la que contratan

Atendiendo al riesgo que se pretende cubrir (intención con la que se contratan), los seguros de vida se clasifican en:

 Seguros de fallecimiento (seguros de riesgo): en esta modalidad, el tomador del seguro quiere cubrir con un capital el riesgo de que fallezca y sus beneficiarios puedan quedar sin los ingresos necesarios por esta fatalidad. El tomador es también el asegurado y hace una aportación generalmente anual para cubrir el riesgo de fallecimiento.

Por ejemplo, paga una prima anual de 350 euros para asegurarse de que en caso de fallecimiento durante el período cubierto, su cónyuge obtenga una indemnización de 100.000 euros.

RELACIONADO  Para qué sirven los seguros

Si al final de la anualidad (no tiene por qué coincidir con el año natural) el tomador y asegurado llega con vida al vencimiento del contrato, éste se da por finalizado sin ninguna contraprestación por parte de la compañía de seguros. Y al año siguiente el tomador renueva o no la póliza, pagando la siguiente prima anual.

La finalidad de este seguro de vida-fallecimiento, es cubrir el riesgo de fallecimiento por cualquier causa. Estas es la cobertura principal pero puede ser interesante elegir un seguro de vida que además tenga la cobertura complementaria de invalidez. Esto garantizará al tomador (y su familia), que si quedara postrado fruto de un accidente, al menos dispondrá de un capital con el que pagar los gastos médicos y asistenciales.

 Seguros de vida-ahorro o supervivencia: la finalidad de esta modalidad del seguro de vida es totalmente diferente de la del seguro de vida-fallecimiento. Aquí la intención es obtener una rentabilidad de su dinero a largo plazo. Para ello, el tomador hace una aportación única (prima única) o aportaciones periódicas (por ejemplo todos los meses 70 euros) que se va acumulando a la suma asegurada (al capital invertido).

Si el asegurado (ahorrador) vive al finalizar el contrato, se le garantiza a él o a los beneficiarios que designe en la póliza, el pago de un  capital o de una renta vitalicia.

Entre las figuras más conocidas de estos seguros de ahorro están los Unit Link, los Planes de Previsión Asegurados (PPA) y los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS).

Como seguro de vida que es, en esta modalidad de ahorro superviviencia se suele incluir un mínimo capital en caso de fallecimiento del tomador. Pero se trata de un importe pequeño ya que la finalidad es hacer rentable una inversión de capital.

RELACIONADO  La teoría de la responsabilidad decreciente

 Seguros mixtos: esta modalidad de seguro de vida es híbrida. Tiene algo de seguro de fallecimiento y algo de ahorro supervivencia.

En un seguro de vida mixto, la aseguradora garantiza el pago de un capital a los beneficiarios en caso de fallecimiento del asegurado y un capital al vencimiento del seguro si en esa fecha vive el asegurado (sobrevive).

Seguros de vida por el tipo de beneficiario

En cuanto a la clasificación de los seguros de vida según su beneficiario, puede haber varios tipos de beneficiarios de los seguros de vida (modalidad fallecimiento):

 El tomador, cónyuge, descendientes, ascendientes: este es el caso habitual y orden de preferencia en un seguro de vida con la cobertura de fallecimiento.

 El banco: en los seguros de vida en los que el beneficiario es el banco que concede una hipoteca. El banco quiere asegurarse de que, en caso de fallecer el tomador y prestatario de la hipoteca, la deuda hipotecaria quede saldada y no tenga que ejecutar la hipoteca para cobrar su deuda. Ojo porque en este caso el beneficiario del seguro de vida en caso de muerte del tomador asegurado, es el banco y no los familiares.

Deja un comentario

Cerrar Menú