Para qué sirven los seguros

Para qué sirven los seguros

Los seguros son los grandes ignorados y olvidados por los consumidores en su presupuesto familiar. Cada vez que se acerca la renovación del seguro del coche o del hogar (a veces obligados por el banco con el que tenemos una hipoteca), vemos las estrellas. Un seguro es un contrato por el que una parte (el asegurador) se obliga, a cambio del pago de la prima periódica por parte del tomador del seguro, a indemnizar a la otra parte (tomador, asegurado o beneficiario) en caso de producirse el hecho cuyo riesgo es objeto de cobertura (siniestro).

Definición legal de seguro

Según la Ley del Contrato de Seguro de 1980:
“El contrato de seguro es aquel por el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas”.

Por qué nos aseguramos

Los ciudadanos nos aseguramos para protegernos de la posibilidad de que, por azar, se produzca una contingencia que genere una necesidad de reparación sobre nuestros bienes materiales, nuestra persona, y especialmente sobre los de las personas terceras con las que interactuamos cada día (vecinos, peatones, conductores, etc.). Las palabras clave a tener en cuenta son:
  • La contingencia: es un evento posible, incierto y futuro, capaz de ocasionar un daño del cual surja una necesidad patrimonial. Este acontecimiento o evento, para que se pueda asegurar, debe ser: a) posible, porque de otro modo no existiría inseguridad y si no existiera la inseguridad, no habría seguros, y b) incierto, porque si necesariamente va a ocurrir, nadie asumiría la obligación de repararlo.
  • El riesgo: sin riesgo no puede haber seguro, porque al faltar la posibilidad de que se produzca el evento dañoso, ni podrá existir daño ni cabrá pensar en indemnización alguna. El riesgo presenta ciertas características que son las siguientes: es incierto y aleatorio, es posible, es concreto, lícito, fortuito y tiene un contenido económico.
RELACIONADO  Qué es un PIAS

El contrato de seguros

El contrato de seguros es el documento donde se delimita con precisión la responsabilidad del asegurador (la compañía de seguros) cara a la asunción de la obligación de indemnizar en caso de siniestro. La aseguradora, efectivamente, no puede asumir el riesgo de una manera abstracta, sino solo el riesgo tal y como se delimite a través del contrato de seguro. Como cada necesidad de protección es diferente en lo personal y lo material, también lo es el riesgo a cubrir y la prima de seguros a pagar a la aseguradora. Por ello, un contrato de seguros describe un riesgo que deber ser debidamente individualizado, ya que no todos los riesgos son asegurables, que se delimita e individualiza dentro de la relación contractual. El seguro se encuentra regulado en España por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, del Contrato de Seguro.

Deja un comentario

Cerrar Menú