Embarazo: cómo preparar tus finanzas para la llegada del niño

Una vez que la pareja se ha decidido por tener un hijo, empieza la cuenta atrás de un proceso irreversible de preparación financiera para lo que está por venir: el nuevo miembro de la familia. Hemos visto en la introducción a este tema de los hijos y las finanzas personales que tener hijos en pareja tiene un impacto sobre la economía y el presupuesto familiar. Vamos a ver cómo afecta el embarazo a tu economía, incluso antes de tiempo, durante la gestación.

El embarazo y el seguro de salud

Durante los nueve meses que suele durar un embarazo, es el momento de prepararse financieramente para grandes cambios en la estructura del presupuesto familiar. La primera tarea a tener clara, probablemente antes del propio embarazo, es dónde se quiere realizar el embarazo y el parto: hospital público (el que nos corresponda de la Seguridad Social), o en un hospital privado (por ejemplo: Montepríncipe, Clínica Belén, Nisa, Ruber, Quirón, La Milagrosa, en Madrid) y con qué cuadro médico. Si se opta por una clínica privada deberemos tener en cuenta cuatro cosas:
    • ).
  • el coste mensual de la prima del seguro de salud privado. Ten en cuenta que las mujeres en edad fértil pagan primas más elevadas (pueden alcanzar los 100 – 150 euros) que los varones, mientras que, conforme se van cumpliendo años y la mujer pasa la edad reproductiva, las primas de ellos se encarecen respecto a las de ellas;
  • que las aseguradoras privadas se protegen de las personas que contratan un seguro médico con la intención de usar sus coberturas (embarazo y parto en clínica privada), con lo que llaman “carencia“. La carencia es un plazo pactado con el asegurado durante el cual no se prestarán ciertas coberturas. En el caso del embarazo y parto, la carencia suele rondar entre los 8 y los 10 meses según la necesidad de que se trate;
  • que hay que estudiar a fondo la póliza del seguro médico antes de contratar y cerciorarse de si podremos elegir cuadro médico, pruebas varias como la amniocentesis, las clases de preparación al parto, el parto y el puerperio (período después del parto cuando los padres quedan “solos ante el peligro” con su bebé en brazos camino de casa.
RELACIONADO  Cuánto puedo ahorrar con mi bebé
Por tanto, si se va por lo privado, a la “foto” del presupuesto familiar cuando te dispones a “quedarte embarazada” hay que añadirle una nueva línea llamada “prima mensual seguro de salud”, con un coste los 10 meses que se prorrogará el proceso de unos 1.000 a 1.500 euros por seguro médico privado.

Cómo conseguir un buen seguro de salud

Para elegir el mejor seguro de salud te recomendamos recurrir a comparadores web de seguros médicos como Rastreator, Acierto, Seguros.es, Kelisto, etc. Gracias a estas webs, es muy fácil introducir una serie de datos sobre tu perfil (edad, sexo, domicilio, etc.) y obtener una comparativa de las pólizas y primas a pagar en los principales seguros médicos privados (Adeslas, Asisa, Caser, Cigna, Sanitas etc.). Ten en cuenta que en el cálculo de tu prima mensual se tendrán en cuenta tu lugar de residencia, tu edad, tu profesión, enfermedades pre-existentes, etc.

Compra de muebles y enseres para el bebé

Otra de las partidas del presupuesto que deberás tener en cuenta es la compra de todos los muebles y enseres que el bebé necesitará.
La primera recomendación que hacen los expertos (las madres y padres que ya pasamos por la presión de la anticipación desde el día uno) es no adelantarse excesivamente en la compra.
No sería el primer caso en el que un embarazo en sus primeras semanas de gestación se ve interrumpido sin llegar a término, para desgracia de los padres, doble si ya hicieron frente, por un exceso de previsión, a gastos importantes para el bebé. Cuando la cosa esté medio avanzada es el momento de iniciar las primeras compras de muebles para el bebé y prepararnos para su llegada a casa. Aquí tienes una clasificación inicial por el momento de la vida del bebé que servirán:
  • Baño: bañeritas, esponjas, jabones neutros, toallas secadoras, etc.
  • Sueño: minicuna, cuna, cuna de viaje más colchones ad-hoc y ropa de cama. Hamacas para el día, mantas, edredones, sacos de paseo, etc.
  • Transporte a pie: cochecitos de bebé (mejor los modulables que sirven los primeros meses como capazo y luego como silla); cochecitos ligeros o sillas de paseo (Stokke, Jané, Chicco, etc.)
  • Complementos de paseo: las típicas mochilas o sacos portabebés para el paseo (Stokke, Babybjorn, Ergobaby, etc.).
  • Transporte en automóvil: sillas de coche grupo 0, 0+, 1, 1 2 y 3, 2 y 3 etc. (Cybex, Bebé Confort, Be Cool, Kiwy, Recaro, Maxi-cosi, etc.).
  • Ropa: bodies, pañales,
  • Juguetes:
  • Lactancia: biberones y tetinas de todo tipo (Jané, Chicco, Bebé Confort), chupetes, calentador de biberones, etc.
  • Otros: humidificador, tronas, mueble cambiador, etc.
RELACIONADO  El parto y la llegada del hijo a casa

Aparte piensa en que el bebé los primeros seis meses deberá dormir en vuestro dormitorio, pero justo después debe entender y aprender a dormir por sí solo en una habitación separada, que habrá que tener preparada y acondicionada para el pequeño: cuna, temperatura adecuada, aislada del ruido, equipada con un cambiador, intercomunicadores para que si se despierta te enteres, etc.

Preparar tu economía para la llegada del bebé

Muchos padres, sobre todo los primerizos, no son conscientes del cambio de hábitos de consumo que implica la llegada del primer hijo. Lo cierto es que donde antes gastaban en ocio, viajes, restaurantes y un tipo de alimentación ahora lo tendrán que dejar materialmente en un segundo plano. Además descubrirán una completa lista de necesidades a cubrir para el bebé.

¿Tienes deudas? Más vale que las reduzcas al máximo porque el bebé en sí es una importante carga financiera los primeros años, sobre todo si es el primero y hay que afrontar el primer abastecimiento de todo lo necesario para su tenencia.

¿Ya tienes preparada la larga lista de la compra para tu bebé? Muchos padres que estén leyendo esto tampoco. Lo importante es presupuestar todo el desembolso y priorizar qué cosas serán indispensables y cuáles realmente no.

Ten en cuenta que muchas de estas cosas tienen una ventana temporal muy limitada (el tiempo que tarda el bebé los primeros meses en dar el estirón y pasar de minicuna a cuna por ejemplo):

Hazte estas preguntas:

  • ¿Necesito un capazo o una silla de coche para bebés de menos de 6 meses si a lo mejor ese tiempo no sacaremos al bebé en coche y pasearemos por el barrio y el parque?
  • ¿Qué es más útil una bañera-cambiador o ambas cosas por separado?
  • ¿Puedes conseguir estas cosas de otra madre que te las preste temporalmente?
  • ¿Puedo compartir con otras futuras madres algunas compras temporales?
  • ¿Necesito que sean todas las cosas nuevas si no tengo previsto tener más niños que las puedan reutilizar posteriormente?
  • ¿Puedo conseguir parte o todo de segunda mano más barato en los Vibbo, Wallapop, o Milanuncios, para posteriormente darles el pase a otra madre primeriza?

La mejor clave es tener buena organización, así como un presupuesto priorizado de las verdaderas necesidades del pequeño en función de tu situación económica.

Aprendizajes

Las lecciones a aprender durante el embarazo son:
  • Tener claro que si contratamos un seguro de salud privado, tendrá que cubrir (antes de cualquier carencia) el embarazo, pruebas de todo tipo, la preparación para el parto, etc. y nosotros tener presupuestado el pago de la prima mensual;
  • No adelantar demasiado en el embarazo los grandes desembolsos preparatorios de las necesidades del bebé por si acaso;
  • Priorizar los desembolsos a hacer teniendo en cuenta la corta ventana temporal de los seis primeros meses (minicunas, capazos, sillas de coche grupo 0, etc.);
  • Reducir mis deudas y ahorrar a corto plazo para la llegada del bebé a casa.
RELACIONADO  El seguro de salud

Deja un comentario

Cerrar Menú