Si tienes 40 años, perteneces a la Generación X, a caballo entre la de tus padres, los baby-boomers y los millenials. Y si tienes hijos, pertenecen a la Generación Z.

A los 40 años tenemos el reto por un lado de aumentar nuestros ingresos con más trabajo, colaboraciones, clases, o ingresos pasivos. Por otra parte debemos atender los gastos de educación y manutención de nuestros niños y comenzar a tomarnos en serio el ahorro cara a la jubilación que se presenta aún lejana, pero que nos obliga a reservar una parte de nuestros ingresos en forma de ahorro para la jubilación (y a invertirlos con cabeza).

La Generación X

Aportar a planes de pensiones

Cerrar Menú