Cuentas corrientes para niños: ventajas e inconvenientes
Niños jugando

Cuentas corrientes para niños: ventajas e inconvenientes

Una de las mejores formas de educar financieramente a los niños en la cultura del ahorro es dándoles una “paga” semanal y regalándoles una hucha donde ir metiendo su pequeño tesoro. Cuando en la hucha ya no quepan más monedas, y las cifras puedan comenzar a asustar, puede ser el momento de abrirles una cuenta corriente para niños en el banco y que empiecen a entender los resorte de un banco. Aquí te explicamos lo básico que tienes que saber sobre las cuentas de ahorro abiertas a menores, sus ventajas y sus inconvenientes.

Las cuentas de ahorro para niños

Una cuenta corriente es un activo que los bancos abren a sus clientes previa firma de un contrato, y que le permite tener segregado al titular de la cuenta respecto al resto de clientes del banco, un saldo de dinero, hacer reintegros (retiradas de dinero), pasar recibos al cobro (domiciliar un pago recurrente todos los días 1 de cada mes, por ejemplo), hacer pagos mediante transferencia o mediante una tarjeta bancaria asociada a la cuenta (requiere un contrato de tarjeta de débito (o crédito).

Cuando la finalidad para la que se abre una cuenta corriente es el ahorro y no tanto la disposición de efectivo y el titular de la cuenta es un menor de edad, entonces hablamos de cuentas de ahorro para niños.

Las cuentas corrientes para niños son un producto que, a pesar de no ser muy buscado en Google en España (mira en rojo el volumen de búsquedas que generó en España los últimos 12 meses frente a la “cuenta corriente” a secas), puede ser interesante para los niños.

Requisitos para abrir una cuenta a un menor

Al tratarse de una cuenta corriente pero ser su titular un menor de edad, la ley exige una serie de garantías como la de acreditar la identidad del menor con un documento de identidad, asociar a un mayor de edad responsable del menor (padre, guarda legal, tutor, etc.) y unas garantías para disponer de todo o parte del saldo de dinero depositado en la cuenta.

  • Disponer de DNI o NIF (original y fotocopia): desde 2007, la normativa bancaria exige identificar a los titulares que abran cuentas corrientes, incluidas las cuentas a menores, para combatir el fraude del blanqueo de capitales (abrir cuentas para meter dinero proveniente de actividades ilegales). Si el menor tiene menos de 14 años habrá que obtener su DNI como requisito previo para abrir la cuenta y si ya los tiene, la ley obliga ya a disponer del DNI.
  • Mostrar original y fotocopia del Libro de Familia (desde 2014 Certificado del Registro Civil Individual) donde se demuestre la relación de representación legal del mayor sobre el menor de edad.
  • Firmar el contrato o no firmarlo: aunque la cuenta la puede abrir un adulto a nombre del menor sin estar presente, recomendamos que esté presente para familiarizarse con la contratación bancaria (lo mismo es la primera vez que entra en un banco y ve los trámites necesarios, así que bueno es).
  • ¿Quién es el titular?: El menor es el único titular pero los adultos que los acompañan figurarán en el contrato como representantes legales y los únicos con potestad sobre el dinero ahorrado hasta que el menor llegue a determinada edad.
  • El representante legal posiblemente tenga que tener ya cuenta en ese mismo banco donde se abrirá la cuenta del menor. Tenlo en cuenta.
RELACIONADO  El seguro de desempleo para protegerse del paro

Ventajas

Tener un saldo bancario en una cuenta corriente a favor del menor tiene muchas ventajas. La principal es que el niño se educa en la cultura del ahorro y no puede disponer caprichosamente de pequeños saldos como lo haría de su hucha. La cuenta le ayuda a prepararse para una inversión mayor, y probablemente más interesante para él (una tableta electrónica, un contenido de pago que le pueda interesar, un curso virtual de lo que le gusta, libros, etc.). Veamos otras ventajas:

  • El niño se familiariza con los productos financieros y las entidades financieras. Tal vez el más básico de todos los productos es la cuenta corriente;
  • El niño se familiariza con la ausencia de “efectivo” a la que estamos abocados lentamente y con el concepto de “saldo virtual” a su favor;
  • El niño puede consultar su “posición” y movimientos de su cuenta a través de Internet (algunas tienen una App), estando controlada la disposición de dinero. Esta práctica también le familiariza con el uso práctico de Internet más allá de los videos de You Tube o las redes sociales;
  • Al no tener la mayoría comisiones, es fácil para los padres asignar un pago periódico al niño mediante transferencia o traspaso entre cuentas y que éste vea su “paga virtual”;
  • Al sustituir a la hucha casera nos ahorramos problemas de pequeños “hurtos” que pueda haber en casa;
  • Al tratarse de una cuenta corriente, tiene disponibilidad total. Es decir que tiene total liquidez y se puede cerrar en cualquier momento recuperando el saldo total de que disponga la cuenta en ese momento.

Inconvenientes

El principal inconveniente de las cuentas bancarias para menores, como las demás cuentas, es la situación de bajos tipos de interés para estos productos en España 2017. No obstante, buscando en el mercado y comparando hay cuentas que remuneran entre 1% – 3% TAE, hasta un saldo máximo, lo cual no está mal para este tipo de cuentas (la mayoría no remunera nada o entre un 0,05% – 0,10%  TAE por el saldo).

  • El niño apenas verá variaciones en su saldo, salvo por las aportaciones que puedan hacer sus padres y familiares.
  • Por tanto se diluye su potencial para que el niño entienda el poder del “ahorro” por incrementos sucesivos de saldos gracias al interés obtenido (que es muy reducido).
  • Algunas cuentas para menores pueden tener comisiones de mantenimiento o a partir de un número de movimientos. Conviene informarse bien.
  • Para extraer dinero hay que recurrir a la cuenta asociada del representante legal quien será quien entregue el dinero al menor una vez extraído de su propia cuenta.
  • El inconveniente final, cruda realidad que tienen que aprender los niños también, es que como todo producto financiero, tiene una fiscalidad asociada. Es decir, que hay que practicar retenciones a cuenta del IRPF y el menor titular de la cuenta se considera contribuyente del IRPF (aunque no tenga que tributar por no superar el mínimo exento de 1.600 euros con rendimientos de capital mobiliario). Dos cosas más que recuerda ING:
RELACIONADO  El Índice Multidimensional de la Inclusión Financiera MIFI

· Los contribuyentes que incluyan al titular menor de la cuenta en su declaración-liquidación a los efectos del mínimo por descendiente, deberán tener en cuenta que no procederá dicho mínimo en el supuesto en el que el menor presente la declaración del IRPF con rentas superiores a 1.800 €.

· En las declaraciones conjuntas, se tendrán que integrar las rentas obtenidas por el menor en la medida en que forme parte de la unidad familiar.

Qué banco elegir

Para elegir una cuenta, fíjate en las condiciones asociadas a la cuenta del menor. Lo esperable como mínimo es que ya que la cuenta que abras no tendrá apenas movimientos, niuna tarjeta asociada, no tenga comisiones por tener un saldo vivo. Tampoco se le debería cobrar nada cuando alguien haga una transferencia para aumentar el saldo del menor (un ingreso virtual por la primera comunión por ejemplo).

¿Y si mueren los mayores asociados?

La cuenta no cambiará de titular pero los adultos asociados deberán cambiar (tutor o familiar que se ocupe del niño hasta su mayoría de edad).

Bancos que ofrecen cuentas para menores

Te ponemos aquí ejemplos de las principales cuentas corrientes para menores que ofrecen los grandes bancos en España:

Deja un comentario

Cerrar Menú