Vida en pareja, casamiento, separación y divorcio

Se le atribuye a Nietzsche la frase “El casarse es terminar una serie de pequeñas tonterías con una gran estupidez” y a Jackson Brown esta otra “Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza“.

He leído en alguna parte una frase motivacional que me viene aquí “al pelo” de este dilema sobre qué es mejor, si vivir la vida en pareja o hacerlo por su cuenta, “con derecho a”. Dice así, que cada cual decida:

Si quieres avanzar muy rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, viaja acompañado.

La vida en pareja guarda muchísima similitud con la figura jurídica de la “asociación” porque se necesitan dos personas para crearla y es el comienzo, guste o no, de una “sociedad con fines económicos”, a la que se le presume “estabilidad” y que tiene un montón de beneficios (el impulso emocional y económico de cada parte a la otra parte) pero también obligaciones y consecuencias económicas.

El Código Civil español, que tiene sus orígenes en el derecho romano, data del siglo XIX (1889) y regula ya desde sus primeros artículos, entre otras muchas cosas, el matrimonio y su régimen económico en todas sus facetas, la familia, los hijos, etc. Curiosamente no habla de las parejas de hecho (tampoco la Constitución de 1978, que defiende la “familia” tradicional) pero sí algunas Comunidades autónomas, desde 2003.

  1. Vivir en pareja tiene consecuencias
  2. Formalizar o no formalizar una unión
  3. Régimen económico-patrimonial de la pareja
  4. Separación y divorcio
  5. Consecuencias económicas de una ruptura
  6. Recomponer el presupuesto familiar tras la ruptura
RELACIONADO  Régimen económico-patrimonial de la pareja

¿Tienes alguna experiencia o comentario sobre la vida en pareja que quieras compartir con el resto de usuarios de Finlit? Utiliza los comentarios a pie de cada post o contáctanos.

Deja un comentario

Cerrar Menú