Las comisiones bancarias son cargos que las entidades financieras (bancos, sociedades de valores, etc.) cobran a sus clientes por la prestación de servicios bancarios de todo tipo (por ejemplo, abrir un producto financiero, emitir una tarjeta de débito, estudiar la concesión de un préstamo o cancelarlo total o parcialmente).

Las comisiones bancarias y la ley

Según la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios (BOE de 29 de octubre de 2011):

Las comisiones percibidas por servicios prestados por las entidades de crédito serán las que se fijen libremente entre dichas entidades y los clientes.

Sólo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos.

Las entidades de crédito deberán poner a disposición de los clientes, debidamente actualizadas, las comisiones habitualmente percibidas por los servicios que prestan con mayor frecuencia, así como los gastos repercutidos en dichos servicios, todo ello en un formato unificado, conforme a los términos específicos que determinará el Banco de España.

Esta información incluirá, en todo caso, de manera sencilla y que facilite la comparación entre entidades, los conceptos que devengan comisión, la periodicidad con que se aplican y el importe de las mismas de manera desagregada por periodo en que se apliquen.

Esta información estará disponible en todos los establecimientos comerciales de las entidades de crédito, en sus páginas electrónicas y en la página electrónica del Banco de España, y deberá estar a disposición de los clientes, en cualquier momento y gratuitamente.

Inmediatamente antes de que un servicio bancario vaya a ser prestado a un cliente a través de un medio de comunicación a distancia o de un cajero automático o de un dispositivo similar, se deberá indicar, mediante un mensaje claro, perfectamente perceptible y gratuito, la comisión aplicable por cualquier concepto y los gastos a repercutir. Una vez proporcionada dicha información, se ofrecerá al cliente, de forma igualmente gratuita, la posibilidad de desistir de la operación solicitada.

En servicios bancarios prestados a través de un medio de comunicación a distancia o de un cajero automático o de un dispositivo similar, en lugar visible, figurará un número de teléfono para incidencias, al que se podrá acudir en el caso de que se produzcan problemas en la prestación de los servicios.

El auge de las comisiones bancarias

Desde que los tipos de interés están cercanos al 0% los bancos no están obteniendo ingresos por su negocio principal, que es tomar prestados depósitos y liquidez de sus clientes para con ello financiar el consumo de esos mismos u otros consumidores a medio y largo plazo (crédito al consumo, préstamos personales, préstamos hipotecarios).

A la diferencia entre los tipos de interés que cobran a sus clientes (relativamente altos a corto y medio plazo) y remuneran sus depósitos (cercanos al 0,5-1 %) se le conoce como diferencial de tipos de interés. En los últimos años, este diferencial es tan estrecho que los bancos han reabierto el melón de las comisiones bancarias.

in Dinero Tags: BancosComisiones bancarias

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Responder

    Las comisiones bancarias son un robo excesivo. A partir de un saldo pequeño, las comisiones deberían desaparecer para los clientes que permiten que los bancos hagan negocio.

  2. ¿Hay alguna forma de acelerar las reclamaciones a los bancos?
    Te dicen que primero reclames a tu sucursal, luego al Departamento de Atención al Cliente o ante el “Defensor” del cliente, par al final, después de esperar dos meses, terminar en el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.
    Como mínimo son seis meses.

Deja un comentario



Cerrar Menú